El efecto Michael Jordan


Si todavía hay alguien que no haya visto el documental de Netflix, The Last Dance, sobre la última temporada de Michael Jordan en los Chicago Bulls, le recomiendo fervientemente que la vea, independientemente de que sea un apasionado del baloncesto como yo, o no, pues en ella aprenderá mucho más sobre la vida, el éxito y el esfuerzo, de lo que lo hará en cualquier carrera universitaria, o formación reglada. El "Efecto Michael Jordan", es una teoría psicológica urdida por un buen amigo inversor y reputado psicólogo, mediante la cual explica por qué todo el mundo quiere ser el mejor del mundo, y al final solo hay uno que lo consigue. Hay muchos factores que influyen, como la genética, la altura, las lesiones, las oportunidades en la vida, pero sobretodo el esfuerzo y la mentalidad adecuada para mantenerlo en el tiempo.



Siempre he sido un fiel convencido que la diferencia entre las personas que triunfan y las que no reside en el talento, y ese talento no es innato, sino que se forja a base del esfuerzo. El talento que pensamos que tenía Jordan no es otra cosa que el esfuerzo continuado durante muchos años. El levantarse a las 5 a entrenar todos los días, mientras los demás llegan a las 10, el estudiar obsesivamente a todos los rivales y vivir por y para una profesión, aún así, y con ese esfuerzo, al final, solo puede llegar uno a ser el mejor deportista de toda la historia, y eso, mis queridos amigos, es el efecto Michael Jordan.

Pasa lo mismo exactamente en la inversión, todos sobrevaloramos nuestras capacidades, y a la hora de la verdad nuestros rendimientos siempre son peores que nuestras expectativas. Podemos estudiar 10.000 horas o 20.000 sobre inversión y el mercado de valores, pero al final, la realidad es que Warren Buffett, solo hay uno, y nunca llegaremos a alcanzarle.

Tampoco debemos pretenderlo, pues como padre y marido siempre fue un desastre. Nuestra ventaja como inversores, es que es mucho más fácil copiarle, que copiar a Jordan, pues lleva mucho menos esfuerzo comprar acciones de BRK, que llegar a jugar en la NBA.



Espectacular presentación de los Chicago Bulls de 1997. Puro Marketing.


Igual que nos llevan siglos de atraso en cuanto a la gastronomía, en cuestiones de marketing, los americanos nos llevan siglos de adelanto. Solo hay que ver la presentación que hacían los Chicago Bulls de los 90, inundados de rojo coca cola y McDonald's por doquier, en un equipo de leyenda que llevó a la NBA a las pantallas de todo el planeta.


Tened cuidado con el trading y las acciones burbuja sin beneficio, son igual de eficaces vendiendo humo, que realidades. A veces, incluso más...




80 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

© 2020 by Compounders